¿Sabes qué hacer con tu dinero si te toca la lotería? Algunas opciones de inversión

¿Qué puedes hacer si te toca el premio de la lotería de Navidad? Invertir el dinero de un premio de lotería con criterio evitará que tengas problemas en tus finanzas.

Un viaje, amortizar la hipoteca, vivir sin deudas, comprar un coche, etc. Estos son algunos de los sueños que tiene cualquier persona cuando le toca la lotería, ya sea el sorteo de Navidad, un bote del euromillón o cualquier otro premio de envergadura. Sin embargo, los expertos financieros dan una serie de consejos que debes tener presentes, puesto que no serías la primera persona que acaba mal al no invertir bien el dinero de la lotería. Y es que, en estos asuntos, se aplica el viejo dicho que reza “si no se gestionan bien 1.000€, 100.000 podrían suponer un desastre financiero”.

New Call-to-action

En este artículo veremos algunos consejos sobre qué hacer si te toca un premio de este tipo. Invertir ese dinero es fundamental si no quieres ver cómo te quedas sin dinero al cabo de unos cinco años (les pasa a muchos afortunados).

¿Qué es lo primero que debo hacer si me toca la lotería?

Los expertos recomiendan darse algún capricho. Esto no es malo desde un punto de vista financiero siempre y cuando el coste del mismo no supere el 10% del importe del premio. A fin de cuentas, también se debe disfrutar del dinero de la lotería.

Cuando nos referimos al importe del premio, estamos haciendo mención al importe neto, una vez descontados los impuestos. En la actualidad, los premios de lotería tienen la siguiente fiscalidad:

  • Hay un mínimo exento. En 2020 esta cantidad asciende a los primeros 40.000 euros. Es decir, de esta cantidad no se tendrán que pagar impuestos.
  • El resto está gravado con un 20%.

En otras palabras, la base imponible del premio será el importe ganado menos 40.000€.

Supongamos que somos afortunados y nos toca el primer premio de la lotería de Navidad. Tenemos un décimo y la cantidad bruta asciende a 400.000€.

De esos 400.000€ tenemos que restar el mínimo exento, es decir 40.000€. Nos quedaría una cantidad de 360.000 €. Esta sería la base imponible.

A dicha base imponible hay que aplicarle el tipo de gravamen (un 20%), con lo cual, tendríamos que pagar a Hacienda unos 72 000 €. Esta cantidad se descontaría del premio de la lotería de Navidad y el importe neto a percibir es de 288 000 €.

La fiscalidad de la inversión es un aspecto que vamos a tener presente durante todo el artículo, puesto que dependiendo de cómo se emplee el dinero, tendremos más o menos impuestos que pagar (incluso, podemos llevarnos alguna sorpresa con este asunto).

El caso es que, si tenemos 288.000€ netos, podemos darnos un capricho que no exceda de los 28.800€ (un 10% del importe). Dentro de estos parámetros, estamos gestionando bien nuestras finanzas personales sin renunciar a nuestras pretensiones de realizar un viaje o cambiar el coche.

Después de eso, nos quedaría una cantidad de 259 200 euros, la cual podemos emplear en otros menesteres importantes.

Ahora la pregunta es: ¿Cómo invertir ese dinero? ¿Reduzco (o elimino) las deudas, compro una segunda residencia o dejo el dinero en el banco? Veremos que existen opciones de inversión más interesantes para el dinero procedente de la lotería.

¿Qué te ofrecen los bancos si te toca la lotería?

Es común ver a directores de sucursales bancarias buscando a los afortunados del premio de la lotería de Navidad. El motivo es evidente: saben que hay un capital, una persona que necesita asesoramiento y pueden comercializar sus productos.

Sin embargo, sólo tenemos que atender a la rentabilidad que nos ofrecen los depósitos bancarios (y con más motivo las cuentas remuneradas) para advertir que no nos es rentable. En nuestro país, el rendimiento medio de los depósitos a más de dos años se encuentra en el 0,08% (por debajo de la media de la eurozona).

Invertir en un producto financiero que no supere la inflación equivale a perder poder adquisitivo con el paso del tiempo (en diciembre de 2019, el IPC anual en España se sitúa en el 0,8%).

Los intereses a percibir por los depósitos bancarios están sujetos a una retención fiscal del 19%. Si restamos esta retención a la pobre rentabilidad que ofrecen (alrededor del 1% por tener el dinero inmovilizado durante 36 meses), en términos reales estaremos perdiendo dinero.

Sería igual que mantener el dinero bajo el colchón, pierde valor a medida que los precios suben. Pero, en este caso, por lo menos lo tendremos disponible para cuando lo necesitemos.

Tenemos que buscar opciones para invertir el dinero de la lotería más rentables.

¿No sería mejor pagar la hipoteca?

Suele ser un error muy habitual. Pensar que, al eliminar la deuda, tendremos más dinero. En cierto modo es verdad, además puede aportar tranquilidad. Pero, teniendo el dinero bien invertido, la hipoteca se pagará sola.

Existen dos tipos de deudas, las deudas buenas (aquellas que sirven para adquirir activos que nos produzcan un beneficio) y las deudas malas. No sería mala opción quitarnos las deudas más gravosas, como la tarjeta de crédito. Pero, podemos tener el dinero invertido y pagar las deudas con la rentabilidad que nos genera.

Además, es muy probable que, al amortizar la hipoteca – u otro tipo de préstamo – anticipadamente, se deba hacer frente a una comisión significativa. Esto supondrá un gasto extra importante que no tenemos por qué asumir.

Una hipoteca, si está bien negociada y las condiciones son aceptables puede ser atendida sin tensiones financieras y puede ser atendida con una parte de nuestros ingresos. Según el Colegio de Registradores de España, la cuota hipotecaria mensual media se sitúa en los 588 €.

La pregunta es la siguiente: ¿Podemos conseguir una rentabilidad por nuestro dinero que nos haga pagar la cuota hipotecaria?

En este punto partiremos del supuesto que tenemos un capital inicial de 259.200 euros (el primer premio de la lotería de Navidad una vez descontados los impuestos, como hemos visto anteriormente). Para conseguir pagar la cuota media de 588€ al mes (o, lo que es igual, 7.056€ al año), tendremos que conseguir una rentabilidad anual de tan sólo un 2,8% (vamos a dejarlo en un 3,5%, para hacer frente también a la fiscalidad de la inversión).

Se trata de un objetivo perfectamente asumible, incluso para inversores conservadores. Sólo tenemos que escoger los productos financieros adecuados.

No sólo eso, es posible conseguir una rentabilidad superior y el sobrante puede reinvertirse para obtener la magia del interés compuesto. Al cabo de los años, no sólo habremos pagado nuestra hipoteca sin necesidad de utilizar nuestro salario, sino que tendremos más dinero ahorrado para otros fines.

Cómo invertir el premio de la lotería con éxito

Estas son las claves para invertir con éxito en dinero de la lotería:

  • Fiscalidad: si invertimos en productos financieros con un coste fiscal elevado, nuestra rentabilidad se verá mermada. Tenemos que encontrar el producto más atractivo en términos fiscales.
  • Liquidez: nuestro dinero debe estar disponible con relativa facilidad. Tendremos que estar preparados para los imprevistos que puedan surgir. Además, recordemos que necesitamos retirar anualmente las cuotas hipotecarias y sólo será posible con productos líquidos.
  • Riesgo: para reducir el riesgo al máximo exponente, debemos diversificar en diferentes activos. No podemos exponer nuestra inversión a una sola carta.
  • Rentabilidad: el objetivo de rentabilidad ha quedado definido en el punto anterior. Del orden del 3% o 4% será suficiente. No obstante, podemos conseguir algún punto porcentual extra para incrementar nuestro patrimonio (esta cuestión depende de la tolerancia al riesgo de cada persona).

Así pues, si estás pensando en comprar un inmueble y pagar tu hipoteca con el alquiler percibido, debes saber que esta inversión no es líquida, no es tan rentable (si se deduce la fiscalidad y gastos existentes) y tiene riesgos de impago, roturas, etc. No es la mejor opción.

La mejor opción sería crear una cartera diversificada de activos financieros de distinta naturaleza, distintos sectores económicos y países diferentes. Una cesta de fondos de inversión nos da la solución a este problema.

Los fondos de inversión no tributan en caso de querer rotar nuestra cartera para reajustarla. Es posible traspasar el dinero entre fondos con una exención fiscal. Por lo demás, a la hora de realizar los reembolsos, tienen la misma fiscalidad que las acciones o cualquier producto que genere una ganancia patrimonial (tributan en la base imponible del ahorro).

Además, se trata de un producto totalmente líquido: es una cartera de inversión diversificada y administrada por un gestor profesional.

Algunos fondos de inversión interesantes para nuestro objetivo

Algunos fondos de inversión que pueden ser una buena opción para invertir el dinero de la lotería son los siguientes.

M&G Global Goverment Bond Fund

Se trata de un fondo con la categoría de cinco estrellas en el rating Morningstar. Dentro de la categoría de renta fija global, este fondo invierte en una cartera de valores de renta fija de máxima categoría (principalmente compuesta por títulos de deuda pública).

En los últimos tres años, ha procurado una rentabilidad anualizada del 3,28%. Sería una buena opción destinar un porcentaje de nuestro premio de la lotería de Navidad a este fondo, puesto que es un fondo con un perfil de bajo riesgo y una rentabilidad anualizada que supera el objetivo.

Allianz Income and Growth PM USD

Con una rentabilidad anualizada en los últimos tres años del 7,77% y también con cinco estrellas en la categoría de Morningstar (lo cual supone una buena rentabilidad en función de su riesgo, unas bajas comisiones y una buena gestión), este fondo, perteneciente a la categoría de mixtos moderados, procura una apreciación del capital a largo plazo.

Para ello invierte un 70% de su patrimonio en valores de renta fija o valores de renta variable. según sea la situación económica o de mercado, rotará su cartera hacia una naturaleza u otra, dejando como mínimo un 30% del patrimonio en el otro tipo de activos. En otras palabras, es un fondo que goza de una gran flexibilidad.

Con estas rentabilidades, nuestro objetivo está más que cumplido. Además, la rentabilidad sobrante puede ser reinvertida.

Podríamos invertir un porcentaje de nuestro dinero de la lotería en renta variable global con una política de alto dividendo y estabilidad en los valores (buscando empresas de gran capitalización bursátil). Esto nos generará una rentabilidad adicional que podremos utilizar para otros fines.

Un ejemplo de lo dicho es el European Equity Income Fund, de la gestora BlackRock, con una rentabilidad del 8,84% (en términos anualizados) en los últimos tres años. Este fondo de renta variable europea de alto dividendo también cuenta con las cinco estrellas de Morningstar.

Así pues, si te preguntas qué hacer si te toca el euromillón, como puedes observar, existen muy buenos productos financieros que te permitirán salir adelante sin renunciar a nada.

No sabes invertir en bolsa y lo sabes
Juan Puente

Juan Puente

Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas. Juan Puente

    Lo más leído