Cómo proteger tus finanzas personales para una recesión

Categoría: Consejos de inversión

En octubre, la economía estadounidense estableció un nuevo récord, cuando la fase expansiva del ciclo económico alcanzó los 121 meses, batiendo el récord de 120 meses establecido entre marzo de 1991 y marzo de 2001.

Por supuesto, esto es una buena noticia. Pero la realidad es que todas las expansiones económicas llegan a su fin tarde o temprano, y hay indicios de que la expansión actual podría estar perdiendo fuerza en Estados Unidos; y por ende en el resto del mundo, incluyendo la Unión Europea.

Si bien, no estamos asegurando que se acerca una recesión (tratar de predecir el mercado y la actividad económica no es tarea sencilla), sin embargo, hay motivos para empezar a pensar en cómo reposicionar nuestras finanzas personales: ¿Cómo se prepara uno para una recesión o una fuerte desaceleración económica?

En Fondos proponemos cinco pasos sencillos para proteger tus finanzas personales:

Reducir la deuda

Cuando se trata de sobrevivir durante una recesión (en términos financieros), el exceso de deuda es como una cadena con una bola atada al tobillo. Si no se controla, esta deuda puede hundir tus finanzas personales, al eliminar cualquier margen de maniobra en el presupuesto mensual.

Algunos expertos financieros recomiendan reducir, o mejor, eliminar todas las deudas personales, excepto la hipoteca de la vivienda. Debes comenzar reduciendo la deuda de la tarjeta de crédito, debido a que los intereses suelen ser más altos.

Luego, céntrate en cualquier deuda de préstamos personales que puedas tener. Si tienes una deuda importante de préstamos, puedes considerar una refinanciación para acortar el cuadro de amortización y pagarlas en un tiempo más reducido. La clave es pagar cuanto antes los préstamos personales que puedas tener pendientes, como el préstamo del coche.

Un buen plan de amortización de la deuda puede serte de ayuda. Recuerda siempre pagar primero las deudas con mayores intereses. Destina el dinero de la cuota de un préstamo ya pagado a amortizar el siguiente.

Construir un fondo de emergencia

Tener un fondo de emergencia sólido te ayudará a evitar una situación en la que necesites malvender inversiones para pagar gastos inesperados. En épocas de recesión o desaceleración, los mercados financieros suelen caer y es un mal momento para deshacer la inversión (los expertos financieros recomiendan incluso comprar en estas épocas en la que los mercados están más baratos).

Una regla general es ahorrar entre tres y seis meses de gastos personales básicos (para ello, primero debes realizar un presupuesto y determinar cuánto te cuesta vivir con lo básico un mes). Esta es la mejor forma de constituir un fondo de emergencia. No olvides incluir gastos como hipoteca o alquiler, servicios públicos, seguros, alimentación y transporte.

Debes colocar tu fondo de emergencia en una cuenta corriente o cualquier otro producto financiero sin riesgo, pero con una total liquidez. No sería válido en este caso un depósito bancario, la idea es poder acceder a su dinero fácilmente y sin penalización. Ojo con las cuentas de ahorro, puesto que, aunque proporcionan unos ciertos intereses, el objetivo es tener el dinero a mano, debemos cerciorarnos de que no se limitan los movimientos y retiradas de dinero.

Identificar gastos

Los gastos discrecionales son aquellos que se pueden eliminar o reducir, ya que forman parte de patrones de conducta que se consideran “no necesarios”.

Para la mayoría de las personas, incluye cosas como comer en restaurantes, ir al cine y conciertos y otros tipos de entretenimiento. Las suscripciones en exceso para todo, desde múltiples servicios de música y vídeo hasta clubes deportivos, TV y los planes de telefonía móvil, también deben ser cuidadosamente analizados.

Una de las mejores formas de proteger tus finanzas personales para una recesión es identificar estos gastos discrecionales ahora, te permitirá planificar mejor lo que estarías dispuesto a eliminar en el futuro.

Vivir dentro (o por debajo) de las posibilidades reales

Es una realidad: muchas personas terminan viviendo por encima de sus posibilidades. Por ejemplo, compran una casa más grande y más cara, conducen automóviles más caros y celebran vacaciones más lujosas de las que se pueden permitir.

Mientras trabajas en la preparación de tus finanzas personales para el final del mercado alcista, considera si podrías beneficiarte reduciendo el tamaño de tu casa a una casa más pequeña o cambiando de coche. Si bien no estamos abogando por un enfoque de comprometer tu estilo de vida porque temes la actividad del mercado. En este caso es necesario encontrar un equilibrio, es una buena idea hacer un balance de lo que realmente puedes pagar con comodidad.

No perder el objetivo a largo plazo

Mientras te esfuerzas por reducir la deuda y mantener un fondo de ahorro de emergencia, también es importante no perder de vista tus objetivos financieros a largo plazo, especialmente el ahorro para la jubilación.

Por lo tanto, debes tratar de continuar haciendo aportaciones regulares a tu cuenta de ahorros para la jubilación, incluso mientras pagas la deuda. Esto es especialmente cierto en casos como planes de pensiones privados, pero también inversión en segundas residencias u otros activos seguros. Los fondos de inversión son uno de los mejores productos para ahorrar a largo plazo.

Tampoco es buena idea reaccionar de forma automática cuando se empieza a ver, o se intuye, que el mercado va cuesta abajo. Respira profundamente, consulta a tu asesor financiero y háblalo. Casi nunca es beneficioso para el éxito financiero a largo plazo liquidar o vender cuando el mercado está cayendo en picado. A fin de cuentas, también las épocas recesivas tienen su final y los mercados vuelven a subir.

Un ejemplo claro lo podemos ver en el siguiente gráfico. En él se muestra el índice Standard and Poor’s 500 desde 1980. Observamos como las crisis económicas son superadas.

 

indice-standard-and-poor

Gráfico mensual del índice Standard and Poor’s 500 (Fuente: ProRealTime)

Es necesario proteger tus finanzas personales para una recesión. Aunque pronosticar exactamente cuándo ocurrirán las recesiones es un asunto complicado, una cosa sí es segura: tarde o temprano ocurrirá, ya sea el próximo año o varios años más adelante. Con indiferencia de ese momento, estas son algunas buenas estrategias para ayudarte a colocar sus finanzas personales en el mejor lugar posible y mejorar la eficiencia global de tus ingresos.

No sabes invertir en bolsa y lo sabes
Juan Puente

Juan Puente

Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas. Juan Puente

    Lo más leído