Cuentas Corrientes vs Cuentas de Ahorro: ¿Cuál es la diferencia?

Categoría: Diccionario económico

¿Cuáles son las diferencias entre las cuentas corrientes y las cuentas de ahorro? En este artículo, desgranamos los pros y contras de cada modalidad y descubrimos cómo pueden utilizarse estos productos para alcanzar nuevos objetivos financieros.

Los puntos clave:

  • Las cuentas corrientes no se deben utilizar para ahorros a largo plazo
  • Las mejores cuentas de ahorro pagan intereses competitivos
  • Conocer las diferencias entre ambas cuentas permite maximizar el dinero en efectivo disponible

Gracias a los avances tecnológicos, a los teléfonos móviles y a normativa europea como PSD2, la banca online vive un momento dorado en términos de uso y popularidad crecientes. Los usuarios de banca online en España han aumentado en un 65% desde el año 2010, con 15 millones de españoles activos gestionando sus finanzas online. Es casi el 40% de la población. En otra cifra aún más sorprendente, el 50% de los usuarios de internet han usado, en algún momento, la banca online en España. Y sigue aumentando.

Todos los bancos disponen de distintos tipos de cuentas. Los dos tipos de cuentas bancarias más comunes son las cuentas corrientes y de ahorro, cuentas que en Fondos consideramos puntos de partida de toda gestión financiera personal.

New Call-to-action

¿Qué es una cuenta corriente?

Una cuenta corriente es una cuenta bancaria que tiene depósitos en efectivo de fácil acceso mediante tarjetas, transferencias, cheques o gestión en ventanilla. No da intereses. Se usa para el día a día y transacciones cotidianas. Son excelentes para necesidades y gastos a corto plazo, pero no tan efectivas como reserva de ahorros, ya que estarán ahí parados, víctimas de la inflación a largo plazo y sin generar ni un céntimo en intereses.

¿Qué es una cuenta de ahorros?

Una cuenta de ahorros es una cuenta bancaria diseñada para mantener depósitos a más largo plazo. Los bancos prestan sus depósitos de ahorro a otros bancos a cambio de intereses. Luego, su banco le transfiere parte de los intereses que le devengaron, como compensación por permitirles prestarle su dinero.

Estas cuentas tienen alguna limitación en tanto al número de transferencias mensuales, y también respecto a la disponibilidad del efectivo. Dado que las cuentas de ahorro pagan intereses, ésta puede ser una excelente opción para ahorros a largo plazo. Para los grandes gastos que se producirán el próximo año, una cuenta de ahorro es una excelente opción.

Con un horizonte temporal de menos de un año, una cuenta de ahorros lo ayudará a ganar intereses sin exponerlo al riesgo de mercado. Además, algunas personas pueden optar por mantener su fondo de emergencia en una cuenta de ahorro de alto rendimiento, con un interés mayor a cambio de no realizar movimientos durante el periodo establecido.

Estas cuentas, tanto las de ahorro como las corrientes, están protegidas por el Fondo de Garantías de Depósitos de Entidades de Crédito tal como establece la ley española y europea, hasta 100.000 euros por persona y cuenta.

La comparación inevitable

Debido a las transferencias y movimientos ilimitados y al fácil acceso a través de cheques y tarjetas de débito, las cuentas corrientes juegan un papel muy útil en su vida financiera, y no conllevan comisiones, pero no debe conformarse con mantener todo su efectivo allí. Su cuenta de ahorros, por otro lado, es apropiada para ahorros a medio-largo plazo. El interés que pagan algunas cuentas de ahorro puede ayudar a que su efectivo crezca con el tiempo sin ningún trabajo adicional de su parte.

En cambio, si estamos hablando de objetivos a más largo plazo, la opción ideal para maximizar el retorno es buscar una vía de inversión mediante fondos diversificados que combinen acciones y bonos del tesoro, así como otros activos. En Fondos ofrecemos herramientas para que recorrer este camino sea fácil, eficiente y con el control en las manos del cliente.

Este horizonte es perfectamente compatible, y de hecho recomendable, en combinación con cuentas corrientes y cuentas de ahorros dependiendo del perfil y las necesidades personales. ¿El objetivo? Que el dinero dé lo máximo de si, en todo momento.

No sabes invertir en bolsa y lo sabes
Juan Puente

Juan Puente

Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas. Juan Puente

    Lo más leído