Hasta qué punto confiamos en los ordenadores: los robo-advisors

Parece ser que el asesoramiento de cartera automatizado, partiendo de una popularidad inmensa en Estados Unidos, se está afianzando a pasos seguros pero lentos en el viejo continente.

Europa es un reto para la industria de los robo-advisors

Hace solo unos años, los pronosticadores observaron sus bolas de cristal y predijeron que los inversores pondrían su dinero en robo-asesores. En 2016, KPMG proyectó que los activos bajo administración serían de 1,5 trillones de dólares en 2019 y 2,2 trillones de dólares en 2020. Sin embargo, eso no se acerca a lo que está sucediendo en realidad, y estas proyecciones parecen ser han sido víctimas de la primera norma de todo pronóstico: dales un número o dales una fecha, pero nunca ambos.

Los robo-advisors, que miden la tolerancia al riesgo de un inversor y le asignan una cartera de inversión personalizada de fondos cotizados en bolsa (ETF), ofrecen tarifas más bajas que muchas opciones de inversión tradicionales más conveniencia, con tarifas de administración que alcanzan tan poco como alrededor del 0,5%.

Por supuesto, las primeras predicciones de la adopción mundial de servicios de robo-advisory fueron extremadamente optimistas. Pero, ¿por qué los inversores a largo plazo no mueven sus activos a la inversión automatizada? ¿Y por qué todavía hay tanto efectivo al margen?

Eso no quiere decir que la inversión pasiva no sea una actividad popular. Los inversores han adoptado fondos cotizados en bolsa (ETF) como una forma de participar en el crecimiento del mercado, y ahora hay más de 4 billones de dólares invertidos en estos instrumentos a partir del 13 de septiembre de 2019, frente a los 2,1 billones de dólares a fines de 2015. Pero los activos bajo administración para robo-advisors no han seguido el mismo patrón de crecimiento, a pesar de que la mayoría de las carteras generadas por robo están construidas con ETF.

Los robo-advisors europeos también están muy por detrás de los mejores de Estados Unidos, y administran colectivamente poco más de 15 mil millones de dólares a finales de 2018. Una razón es que los europeos parecen ser más cautelosos que los estadounidenses al delegar su inversión en algoritmos, pero ¿es la única razón?

New Call-to-action

La tendencia de crecimiento se mantiene

Cuando los administradores de dinero tradicionales ofrecen sus propios servicios para ponerse al día con los gigantes del sector, es que la tendencia apunta maneras. Otra cosa es que estas iniciativas deban librar su propia lucha para generar ingresos y facturación, debido precisamente a sus bajas tarifas.

¿Cómo puede la industria de los robo-asesores recuperar sus activos bajo administración en el camino inicial que se proyectó? Podrían hacer más para promover la participación en los mercados, guiados por un asistente experto, ya sea digital o humano. Un estudio de la Universidad de Columbia Británica, publicado en julio de 2019, mostró que los inversores ingenuos tienden a elegir activos que tienen rendimientos similares, creando así una cartera que en realidad es más riesgosa debido a la falta de diversificación. Las carteras creadas con la teoría moderna de carteras ayudan a reducir el riesgo general, por lo que el concepto de usar un robo-advisor debería ser más atractivo para los recién llegados a la inversión.

El Grupo Aite, en un informe citado por Charles Schwab, dice que esperan que el número de estadounidenses que utilizan servicios de robo-consultoría crezca de un estimado de 2 millones en 2018 a 17 millones para 2025, según una encuesta que realizaron a mediados de 2018. El 58 por ciento de los encuestados dice que usará algún tipo de consejo de robo-advisor para el año 2025, y los encuestados dicen que es más probable que usen el consejo de robo que una serie de otras tecnologías en los titulares de hoy, incluida la inteligencia artificial, la realidad virtual, blockchain y criptomoneda.

Según los encuestados, el principal beneficio de utilizar un robo-advisor es eliminar las emociones de la inversión. Su encuesta también generó el hallazgo de que casi las tres cuartas partes de los que piensan que pueden utilizar un robo-advisor también desean acceder a un asesor financiero humano.

 

No sabes invertir y lo sabes
Juan Puente

Juan Puente

Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas. Juan Puente

    Lo más leído