Cubra sus apuestas con bonos indexados a la inflación

Categoría: Consejos de inversión

La inflación puede tener un efecto amortiguador en las inversiones de renta fija, reduciendo su poder adquisitivo y reduciendo sus rendimientos reales con el tiempo. Esto sucede incluso si la tasa de inflación es relativamente baja. Si tiene una cartera que devuelve el 9% y la tasa de inflación es del 3%, entonces sus rendimientos reales son de, aproximadamente, el 6% (antes de impuestos).

Los bonos ligados a la inflación (o TIPS, siglas en inglés de Treasury Inflation-Protected Securities) pueden ayudar a protegerse contra el riesgo de inflación porque aumentan su valor durante los períodos inflacionarios.

Se trata de unas emisiones de Deuda Pública que ajustan su valor conforme se producen cambios inflacionarios. De este modo, protegen contra el riesgo de una subida inflacionaria capaz de mermar la rentabilidad real del activo.

Los puntos clave son:

  • Los bonos del tesoro vinculados al índice de inflación pueden ayudar a protegerse contra el riesgo de inflación porque aumentan su valor durante los períodos inflacionarios.
  • Estados Unidos, India, Canadá y una amplia gama de otros países emiten bonos vinculados a la inflación (incluido España, desde 2014).
  • Los TIPS, como muchos de los activos vinculados a la inflación, no ofrecen muy buena protección en tiempos de deflación, con lo cual tienen sus riesgos.
  • Una ventaja adicional de los bonos vinculados a la inflación es que sus rendimientos no se correlacionan con los de las acciones o con otros activos de renta fija (muy buena opción para diversificar la cartera).

La inflación como vehículo de inversión

Debido a que reducen la incertidumbre, los bonos indexados (es decir, ligados o vinculados) a la inflación son un popular vehículo de inversión de planificación a largo plazo para individuos e instituciones por igual, y en Fondos los tenemos en cuenta como cualquier otra clase de activo a través de nuestras herramientas.

Los bonos vinculados a la inflación están vinculados al coste de los bienes de consumo por un índice, por ejemplo, en España el Índice de Precios de Consumo (IPC). Además, cada país tiene su propia agencia responsable de emitir bonos vinculados a la inflación.

Los bonos indexados a la inflación en España

En España, los bonos del tesoro protegidos contra la inflación están vinculados al Índice de Precios al Consumo (IPC) armonizado y publicado mensualmente como referencia. Así, los Bonos y Obligaciones indexados a la inflación en España se caracterizan porque la documentación fundamental es común para todos los Bonos y Obligaciones del Estado y publicada en el Boletín Oficial del Estado: como los bonos normales, estos títulos estarían sujetos a legislación española y, como cualquier otro instrumento de Deuda soberana a plazo superior a un año en la Zona Euro, contendrían Cláusulas de Acción Colectiva.

New Call-to-action

Por poner un ejemplo internacional, en los Estados Unidos, los valores del Tesoro protegidos contra la inflación (TIPS) y los bonos de ahorro indexados a la inflación (I-Bonds) están vinculados al valor del IPC estadounidense y vendidos por el Tesoro estadounidense.

En general, el principal del bono aumenta con la inflación para los bonos vinculados a la inflación. Entonces, el valor nominal o nominal del bono aumenta cuando repunta la inflación. Esto contrasta con otros tipos de valores, que a menudo disminuyen de valor cuando aumenta la inflación. El interés pagado por los bonos también se ajusta por inflación. Al proporcionar estas características, los bonos vinculados a la inflación pueden suavizar el impacto real de la inflación al tenedor de los bonos.

El riesgo de los bonos vinculados a la inflación

Si bien los bonos vinculados a la inflación tienen un potencial alcista considerable, también poseen ciertos riesgos. Su valor también tiende a fluctuar con el aumento y la caída de las tasas de interés. Los TIPS y muchos de sus homólogos mundiales vinculados a la inflación no ofrecen muy buena protección en tiempos de deflación. El Tesoro de los Estados Unidos establece un suelo inicial para TIPS a valor nominal. Sin embargo, el riesgo sigue siendo considerable porque hay problemas de TIPS más antiguos que llevan años de acumulaciones ajustadas a la inflación, que pueden perderse por la deflación. Este riesgo de deflación provocó que los TIPS obtuvieran un rendimiento inferior a otros bonos del Tesoro durante 2008.

Este tipo de bonos también presenta complicaciones en el trading y los impuestos que no afectan a otras clases de activos de renta fija. Esto se debe principalmente a que los bonos vinculados a la inflación tienen dos valores: el valor nominal original del bono y el valor actual ajustado por inflación. Los ajustes del principal se consideran ingresos anuales a efectos fiscales. Sin embargo, los inversores no reciben los ajustes en ese año. En cambio, reciben los pagos de cupones más grandes y solo reciben capital aumentado por inflación cuando vence el bono. Por lo tanto, los inversores pueden estar sujetos a impuestos sobre lo que se conoce como ingreso fantasma.

La historia de los bonos vinculados a la inflación

Los bonos vinculados a la inflación se desarrollaron durante la Revolución Americana para combatir los efectos corrosivos de la inflación en el valor real de los bienes de consumo. Massachusetts emitió bonos indexados a la inflación a partir de 1780, pero la indexación de la inflación parecía innecesaria para los países establecidos en el patrón oro.

En España, el Tesoro contempló esta clase de bonos en su estrategia para 2014, mucho más tarde que países como el Reino Unido (1981), Estados Unidos (1997), Suecia, Canadá o Australia (2013).

A pesar de su naturaleza complicada y potencial desventaja en los períodos deflacionarios, los bonos vinculados a la inflación siguen siendo enormemente populares. Son el vehículo de inversión más confiable para protegerse contra la inflación a corto plazo. El efecto corrosivo que la inflación puede tener en los rendimientos es un fuerte factor de motivación detrás de la popularidad de estos bonos. Una ventaja adicional de los bonos vinculados a la inflación es que sus rendimientos no se correlacionan con los de las acciones o con otros activos de renta fija. Los bonos vinculados a la inflación son una cobertura contra la inflación y también ayudan a proporcionar diversificación en una cartera equilibrada.

form-7-claves
Juan Puente

Juan Puente

Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas. Juan Puente

    Lo más leído